Mis 20 artefactos culturales del 2020

Ilustration by Justin MezzellNo olvidaremos fácilmente este 2020 en el que vivimos y trabajamos confinados. Pero algo bueno nos dejó el año pandémico, una cantidad ingente de horas para cultivar nuestras pasiones: el cine, la música y los libros. Además de reescuchar discografías, revisitar grandes clásicos y disfrutar de lecturas amontonadas y abandonadas, también tuvimos tiempo (y mucho) para descubrir grandes joyas. Bendito arresto domiciliario con fibra y datos ilimitados.

Aquí 20 artefactos culturales que me ayudaron a sobrellevar este 2020

1. Una novela de aquí

Un amor de Sara Mesa (Editorial Anagrama) es un libro que te atrapa y no te suelta. En menos de 200 páginas es capaz de crear una tensión y un atmósfera tan contundente que nos invita a reflexionar y posicionarnos sobre los juicios y prejuicios de unos personajes tan extraños pero tan cercanos. La preciosa ilustración de la portada obra de Gertrude Abercrombie refleja a la perfección lo que la novela esconde. Una historia que se cuece a fuego lento y donde casi todo es como acaba sucediendo. Quizá lo único que confunde es la ironía de su título.

2. Una novela de allí

Elegir el libro oportuno para el momento adecuado a veces nos lleva tanto tiempo como la lectura del propio título escogido. Con Calypso de David Sedaris (Blackie Books) lo tuve muy claro. Quería y necesitaba un libro que me hiciera reir para sobrellevar las semanas tan confusas que nos tocó vivir allá por el mes de abril. En la autoparodia de Sedaris siempre hay un reflejo de nuestras propias miserias.

3. Un cómic de aquí

Paco Roca se supera a sí mismo en cada libro. Regreso al edén (Astiberri) al igual que La casa o Los Surcos del azar es un paso más en busca de la memoria histórica de unos personajes olvidados y maltratados por la dictadura franquista. Hombres y sobre todo mujeres (con claros referentes autobiográficos) que lo más épico que hicieron en sus vidas fue intentar sobrevivir. Emotiva y necesaria.

4. Un cómic de allí

Un tributo a la tierra de Joe Sacco (Resevoir Books) es una novela gráfica para saborear con calma pues esconde muchas historias en cada uno de sus detalles. Una obra maestra del periodismo gráfico que da voz a una galería inédita de personajes  para narrar una historia fascinante sobre el dinero, su dependencia, la extinción de una cultura y la lucha por la supervivencia. Una lectura que nos obliga a no dejarnos indiferentes.

5. Un libro de música

Existen dos tipos de personas: los que odian las listas y los que leen e incluso hacen listas. Un viaje por… 200 discos clave del siglo XXI. Un laberinto de recomendaciones musicales del que no querrás salir. (Jenesaispop) no es ni el mejor, ni el más completo, ni tampoco el más representativo libro de los mejores discos de lo que llevamos de siglo. No están todos los que son, ni tampoco son todos los que están. Pero tiene algo que otros títulos similares no tiene: entretiene y se puede leer de dos formas: cronológicamente y de forma interactiva con las referencias directas o indirectas de cada entrada.

6. Una película maravillosa

Que este año iba a ser diferente lo teníamos muy claro, pero que el esperado estreno de Mank, la nueva película de David Fincher se produjera en Netflix cerraba un año de recogimiento absoluto y la difícil oportunidad de ver esta espléndida película en pantalla grande (por muchas 50″ y dolby sorround que tengamos en casa.) Visualmente impecable, lenta, que no pesada, la historia de ‘Mank’ gira alrededor del guionista Herman J. Mankiewicz y sus dificultades para completar el guion de Ciudadano Kane’. Imaginaros si es buena que hasta fue la película favorita del año de Carlos Boyero 🙂

7. Una película rarita

Con Under the Skin, de Jonathan Glazer (recuperada por Filmin tras siete años desde su estreno) tengo sentimientos enfrentados. Tras su visionado no sé si me han tomado el pelo o si he visto una obra maestra en su género. Pero ahí radica su extrañeza, y a la vez su belleza. Críptica y en ocasiones desasosegante donde poco importa descifrar el significado que esconde. Sólo por la banda sonora de Mica Levi y la espléndida interpretación de Scarlett Johansson ya merece su inclusión en esta lista.

8. Una serie de TV de aquí

Podrían haber sido las también maravillosas, cada una en su género Antidisturbios (Movistar) o Patria (HBO), pero 30 monedas (HBO) de Alex de la Iglesia con tan solo 5 capítulos emitidos hasta la fecha se perfila como una de las series de referencia de los próximos años. Misterio, terror y sus justas dosis de gore. Cada capítulo de esta serie es un de ejercicio guión y producción. Con un notable elenco de actores donde además del Padre Vergara, interpretado por Eduard Fernández, brilla con luz propia Manolo Solo en su papel del enigmático Cardenal Fabio Santoro.

9. Una serie de TV europea

I may destroy you, creada, escrita, co-dirigida y producida por Michaela Coel (HBO) ha sido una de las series que más me ha llegado del año por su personalísima, valiente y honesta mirada a los complejos temas en los que se mueve: el abuso  y el acoso sexual y sus trágicas consecuencias visto desde diversas miradas -algunas no exentas de humor. Con un montaje, estética y banda sonora muy orientada a la millennials pero que sabe llegar a otros públicos por su contundencia y crudeza que incomoda e invita a la reflexión.

10. Una serie de TV americana

Después de 10 años de emisión, 96 capítulos y unas cuantas reinvenciones en su forma y guión Homeland (Showtime) llegó a su fin. Y lo hizo con una octava temporada (la mejor de todas) plagada de guiños a sus fans y con un final coherente y muy bien cerrado donde Carrie Mathison (Claire Danes) se guardaba un último as en la manga. Tremendo mérito el haber mantenido el interés tanto tiempo, en una época de sobreproducción televisiva donde priman (y brillan) las minisieres con finales autonconclusivos.

11. Un capitulazo de una serie de TV

Uno de los experimentos visuales del año ha sido ver del tirón los 8 capítulos rodados en plano secuencia de El colapso, (Filmin) la miniserie francesa creada por el colectivo Les Parasites. Una premonitoria (y esperamos que equivocada) visón apocalíptica del mundo en el que vivimos donde el horror y el caos son descritos con una maravillosa técnica narrativa. El S01E03 titulado El Aeródromo cuenta de forma magistral la vulnerabilidad y el egoísmo más extremo de Laurent Desplat, un hombre de negocios capaz de todo por llegar a un supuesto lugar seguro reservado para la élites más influyentes. Simplemente brutal.

12. Un disco de aquí

oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ , de Triangulo de amor bizarro, (Mushroom Pillow) es el quinto disco de esta banda gallega y quizá el más accesible. 12 temas dispares que van de sus conocidos trallazos de rock a melodías pop y sonidos más experimentales. La mejor definición de este disco la hacen ellos mismos:

“Las canciones que más nos representan de todas las que hemos hecho”. Y añaden: “estas canciones reflejan lo que somos, son lo que somos, lo que sentimos y lo que nos importa, lo que amamos y lo que odiamos. Estas canciones son, más que nunca, nosotros. Este disco representa la causa y el porqué de nuestra dedicación a esto”.

13. Un disco de allí

Beyond the pale, es el disco de estudio de JARV IS, la enésima reinvención de Jarvis Cocker. Una banda que formó para tocar solo en directo y que tras 3 años de actuaciones diversas en festivales y cavernas ha visto la luz en este experimental disco producido por Geoff Barrow de Portishead. 40 minutos en 7 temas que te dejan con ganas de más: como la estupenda remezcla de House music all night long de Chilly Gonzales. Su proyecto que más se acerca a PULP sin necesidad de tener que sonar a PULP.

14. Un videoclip

El videoclip oficial de “Are We Alright Again” de Eels, perteneciente a su disco Earth To Dora , además de ser un temazo con el ADN Mark Oliver Everett, es muy divertido. En él, el actor Jon Hamm aparece como el típico fanático del grupo abstraído tanto por su música que ni siquiera se percata de que está ocurriendo un robo justo detrás de él.

15. Un concierto

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Agus Paz Elías (@ipaz)

En un año tan raro como este el último concierto al que acudí (que no el único del año) fue un 29 de febrero. Y Meute pusieron patas arriba la sala Razzmatazz de Barcelona con un concierto para el recuerdo. Esta Techno Marching Band procedente de Hamburgo combina sonidos tecno hipnóticos con melodías características de una brass band, desvinculando así la música electrónica de los platos del DJ valiéndose de instrumentos de percusión y viento-metal, y prescindiendo de ordenadores. Imperdibles.

16. Un proyecto fotográfico

Entre los múltiples proyectos del fotógrafo portugués Andre Vicente Goncalves, me fascina el de Windows of the World en el que muestra su interés en la manera en que un pequeño elemento de arquitectura puede llegar a expresar tanto sobre sus habitantes y el sentido humano de la seguridad. Porto, La Albufeira, Coímbra, Cascais, Venecia, París, Barcelona (en la foto) son algunas de las ciudades fotografiadas y que pueden verse en su web

17. Un canal de YouTube

Arpa Talks es un canal online de entrevistas de esta editorial de no ficción con sede en Barcelona. Entrevistas muy muy largas, cada quince días, producidas profesionalmente con expertos en economía, ciencia, tecnología, geopolítica, etc. Sobre temáticas clave para entender cómo funciona el mundo realmente.

«El circo político-mediático mainstream actual nos aburre muchísimo. El complotismo también. No tenemos ni queremos imponer una ideología política inamovible. No nos interesa tener razón a cualquier precio. Solo queremos mejorar la calidad del debate en nuestro país y desarrollar nuestra capacidad de pensamiento estratégico.»

18. Una app recurrente

Shazam ha pasado a tener status en mi móvil. De la tercera pantalla a la principal. Y es que aunque no sea nueva, las mejoras que ha introducido la llevan a ser de las que más uso al cabo del año. Accesos directos a tus listas en Spotify con los nuevos descubrimientos y letras de las canciones para destrozarlas en soledad.

19. Una cuenta de Twitter

El año 2020 será recordado por el nombre de un virus que lo cambió todo. Y dado que el humor funciona como válvula de escape @CoronaVid19 se convirtió en la estrella de las redes sociales durante la pandemia. La cuenta se creó el 24 de febrero y a día de hoy suma 900.000 seguidores. La clave de su éxito: un humor ingenioso y mordaz.

20. Una imagen que resume el 2020

La stories ya estaban muy presentes en 2019, pero este año acabaron de invadirnos. Primero llegaron a LinkedIn, luego empezaron a aparecer en los medios y finalmente conquistaron twitter en forma de Fleets para disimular un poco. Esperemos que en 2021 no inunden nuestras herramientas de trabajo 🙂

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas y la aceptación de la política de cookies. Pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies