Los 5 libros que voy a leer este verano

Hacer la maleta en verano no deja de ser un trámite, sobre todo si te vas a un lugar en el que tu look no sea importante. El problema suele venir cuando elegimos las lecturas que nos acompañarán en nuestros muchos momentos de ocio y desconexión de la realidad.

Este verano el plan es, una vez más a ver si lo logramos, limitar el acceso a los timelines de  Twitter e Isntagram, reducir el acceso a las plataformas de streaming y ponerse al día con las lecturas pendientes, pues la rentreé está a la vuelta de la esquina y se nos amontonan las buenas historias.

 

Aquí los 5 libros que sí o sí, pienso leer esta verano:

1. Degenerado,de Ariana Harwicz. Editorial Anagrama

¿Por qué lo elijo?

Es un libro corto (128p) e incómodo, para reflexionar sobre lo moral e inmoral de nuestra sociedad.

¿De qué va?

Es la historia de un proceso judicial. Empieza una noche gélida cuando un hombre se dispone a hacerse un té y leer después de una larga jornada. Pronto lo distraen las luces de gendarmería: fuera de su casa los vecinos se agolpan, y, a medida que corre el rumor de que el hombre es un pedófilo, se arma una batalla campal. A los animales del corral, por su parte, no les interesa saber si el vecino es o no es un pedófilo: quieren comer, abrir la boca y que el dueño les eche algo. Mientras, algunos vecinos ya piden la cabeza del hombre: como en las plazas públicas, sacan fotos al condenado, y los chicos son alzados sobre los hombros. La madre del acusado está ausente, está presente, es testigo: ese es siempre el drama del amor materno. El acusado acepta pelear hasta el final contra todo y contra todos, porque ¿quién está seguro de haber cometido un error? ¿Quién se puede autoinculpar? En la noche estrellada, ¿dónde empieza el criminal y dónde el hombre honesto?

 

2. El verano que mi madre tuvo los ojos verdesde Tatiana Ţîbuleac. Editorial Impedimenta

¿Por qué lo elijo?

Una novela que me llama por abordar temas tan humanos como la visceralidad y la redención, la reconciliación y la pérdida.

¿De qué va?

Aleksy aún recuerda el último verano que pasó con su madre. Han transcurrido muchos años desde entonces, pero, cuando su psiquiatra le recomienda revivir esa época como posible remedio al bloqueo artístico que está sufriendo como pintor, Aleksy no tarda en sumergirse en su memoria y vuelve a verse sacudido por las emociones que lo asediaron cuando llegaron a aquel pueblecito vacacional francés: el rencor, la tristeza, la rabia. ¿Cómo superar la desaparición de su hermana? ¿Cómo perdonar a la madre que lo rechazó? ¿Cómo enfrentarse a la enfermedad que la está consumiendo? Este es el relato de un verano de reconciliación, de tres meses en los que madre e hijo por fin bajan las armas, espoleados por la llegada de lo inevitable y por la necesidad de hacer las paces entre sí y consigo mismos.

 

3. Lena y Karl, de Mo Daviau. Editorial Blackie Books

¿Por qué lo elijo?

Tiene todos los ingredientes que me pueden enganchar: música indie-rock, conciertos, viajes en el tiempo y una historia de amor casi imposible.

¿De qué va?

Los mejores años de Karl parecen lejos. En su día tocó con una banda de culto de indie-rock, pero hoy ve pasar la vida desde sus cuarenta años y desde detrás de la barra de su pub. Cuando descubre un agujero de gusano en el armario de su habitación que le permite viajar en el tiempo, de repente ni la edad ni el tiempo importan. Decide, con un amigo, montar el negocio definitivo: los clientes podrán viajar al pasado para ver su concierto favorito.

Hasta que un día, Karl envía por error a su amigo al año 980 en lugar de a 1980… y no puede traerlo de vuelta. Para rescatarlo, Karl contacta con Lena, una astrofísica que siempre viste camisetas de grupos. Con ella volverá a los mejores conciertos de su vida, y descubrirá que por mucho que cambie el pasado, y aunque lo ponga patas arriba, su futuro parece empeñado en acercarle a Lena. ¿Pueden todos tus yos pasados confabular para reunirte con tu alma gemela?

 

4. Sabrina, de Nick Drnaso. Editorial Salamandra

¿Por qué lo elijo?

Una novela gráfica nunca piede faltar en una selcción de lecturas. Además si está nominada a los premios Man Booker y narra los estragos de una sociedad hiperconectada, donde los medios de comunicación y las redes sociales, lejos de acercarnos, nos convierten en actores y marionetas, es una apuesta segura.

¿De qué va?

Sabrina Gallo, una mujer de 27 años, desaparece un día al regresar del trabajo. A partir de ese momento comienza la historia de quienes se quedan: su hermana, su novio y un viejo amigo de éste. Cuando la filtración de un vídeo sobre Sabrina se hace viral, este trágico suceso se convierte en una gran conversación a nivel nacional que dará pie a teorías de la conspiración, noticias falsas y especulaciones sobre el dolor y la pérdida.

 

5. La isla de los conejos, de Elvira Navarro. Literatura Random House

¿Por qué lo elijo?

No he leído nada de esta autora y ya es hora. Es un complemneto ideal para alternar con los demás libros.  Son 11 relatos perturbadores, extraños y extermos de los que no se puede escapar

¿De qué va?

Un falso inventor lleva conejos a una isla para que acaben con los nidos de unos pájaros cuyo nombre nadie sabe. En la penumbra nocturna, una especie extinguida hace miles de años le sale al paso a un archiduque. Los sueños de los clientes de un hotel son objeto de un insólito hurto. El fantasma de una madre abre una cuenta en Facebook y le pide amistad a su hija. Una pareja a punto de romper deambula por un albergue inhóspito. En una banlieue parisina desaparece un tramo de avenida.

En estos perturbadores once relatos hay transformaciones fabulosas que no son vividas como una liberación, sino con miedo. La implacable precisión de Elvira Navarro nos lleva por vidas que se deforman de manera fatal, arrastrándonos también a nosotros. Leer a Navarro es convocar una sombra aterradora, y de la misma manera que al caer la noche lo conocido se torna profundamente extraño, en estos cuentos los personajes se pierden en habitaciones cerradas, en isletas cenagosas, en laberintos mentales que quiebran la normalidad y conducen hasta un alucinante ruido blanco del que ya no se puede escapar.

Con La isla de los conejos la autora desnuda los mimbres de lo real por medio de una escritura sutil y llena de clarividencia, que transgrede los significados y nos entrega, a cambio, una hiriente lucidez.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas y la aceptación de la política de cookies. Pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies